Dieta de patatas y huevo

nutricion-patatas-beneficios-xl-668x400x80xX

Una dieta creada en los hospitales y vista en www.comoperderpeso.es/ que resulta adecuada tanto para régimen clínico como para las dietas de adelgazamiento en casa es la que se basa en patatas y huevos. Como ya indica su nombre, consta esencialmente de estos dos alimentos, que son los más ricos en nutrientes.

Una patata de 150 g sólo aporta unas 115 calorías, pero contiene 26 g de hidratos de carbono complejos de gran valor, con fibra, y 0,5 g de grasa en forma de ácidos grasos no saturados. Incluye además vitamina A, las vitaminas B1, B2, niacina, ácido pantoténico, ácido fólico y 30 mg de vitamina C.

En el curso de su crecimiento absorbe del suelo minerales tan importantes como calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y cinc. Además, 18 aminoácidos distintos, que son los constituyentes de las proteínas, y de ellos ocho esenciales, aunque en concentraciones mínimas. También los huevos contienen aminoácidos esenciales, por lo que son asimismo excelentes proveedores de proteínas.

Un huevo grande contiene de 7 a 8 g de proteína de alto valor, además de vitaminas A, B,, D, E, ácido pantoténico, biotina, vitamina B 12 Y los minerales hierro, manganeso, azúfre, cinc y fósforo. Los huevos contienen igualmente gran cantidad de ácidos grasos no saturados.

La yema es la fuente principal más conocida de colina, contenida en la lecitina y que es muy importante para la síntesis del colesterol. Una combinación de patatas y proteína de huevo tiene el máximo valor proteico biológico conocido. Con una dieta de este tipo se puede elevar considerablemente el porcentaje de hidratos de carbono sin que se produzcan carencias de proteína.

Sin embargo, los huevos y las patatas deben comerse combinados y no consumirlos por separado o en momentos distintos.

Cómo actúa la dieta de patatas y huevo

Como dieta de hidratos de carbono típica, el porcentaje de éstos es del setenta y cinco al ochenta por ciento, con diez a quince por ciento de proteínas y cinco a diez por ciento de grasas.

El aporte calórico diario oscila entre las 800 y las 1.200 calorías, según la composición. Debe situarse pues unas 1.000 calorías por debajo de las necesidades diarias. Ya que en el plazo de unos pocos días se consumen las reservas de glucógeno y se pierde agua, según el sobrepeso puede contarse con una pérdida de dos a cuatro kilos la primera semana y de uno a dos en la segunda.

A partir de ese momento el organismo recurre a sus reservas adiposas, con lo que a medio plazo puede contarse con un descenso de un kilo semanal. Ya que con esta dieta está garantizado a más largo plazo el suministro de proteínas, es mucho menor la degradación de las del propio cuerpo.

La dieta de patatas y huevo es, pues, adecuada para la reducción de peso a largo plazo. Ya que un huevo contiene unos 230 mg de colesterol, deberá reducirse la cantidad de los que se consumen después de la primera semana, quitando de vez en cuando la yema.

Componentes

Las patatas y los huevos constituyen los elementos esenciales de esta dieta. Especialmente en el caso de un seguimiento a largo plazo hay que procurar aumentar el aporte de vitaminas B, porque sin ellas el metabolismo de los hidratos de carbono funciona sólo a medias.

Se pueden producir entonces trastornos gastrointestinales con diversos síntomas tales como, por ejemplo, náuseas o vómitos. Las vitaminas B están presentes sobre todo en la levadura, las verduras, los cereales, la leche, el queso y los riñones. En este régimen las comidas deberán completarse también con ensaladas y fruta, aunque sólo sea por su contenido en minerales y vitaminas.

El azúcar está prohibido.

Posted in salud | Tagged | Leave a comment